martes, 25 de diciembre de 2012

HOMENAJE A CARLOS DI SARLI EN EL 110 ANIVERSARIO DE SU NACIMIENTO


El lunes 07 de enero de 2013 a las 10,30 hs se realizará un homenaje al maestro bahiense, Carlos Di Sarli, al cumplirse el 110 aniversario de su natalicio. El mismo se realizará en la  plazoleta de Yrigoyen y 12 de Octubre donde está ubicado el busto en su memoria.
José Valle CEO de Dandy Producciones donara y  colocará allí una obra en su homenaje realizada por el afamado pintor y fileteador Pedro Araya, dentro del ciclo “Bahia Blanca No Olvida” que inicia con este evento su edición 2013.
CARLOS DI SARLI: “NO HABRA NINGUNO IGUAL, NO HABRA NINGUNO”
Pianista, director y compositor (Bahia Blanca 7 de enero de 1903 – Olivos  12 de enero de 1960)
Nacio en  la casa sita en la calle  San Martín 48 y su infancia y juventud la vivío en la casa  de la calle Buenos Aires(Hoy  Irigoyen,) número 511 , de Bahia Blanca.
Nadie como él supo combinar la cadencia rítmica del tango con una estructura armónica, en apariencia sencilla, pero llena de matices y sutilezas, impuso un sello propio, un perfil musical diferente que se mantiene inalterable en toda su prolongada trayectoria.
Dos tangos de su autoría son considerados clásicos del género. El primero es en homenaje a su maestro Osvaldo Fresedo y se llama “Milonguero viejo”; el segundo es un reconocimiento a su ciudad natal, “Bahía Blanca”. No son sus únicas creaciones, pero son las más memorables. Tan memorable como su famosa mano izquierda, “su zurda milonguera” , como dijera un crítico, esa zurda que le otorgaba al sonido del piano un toque distintivo y distinguido, pleno de sutilezas y matices. La mano izquierda de Di Sarli se reconocía por esa manera de decir, de acentuar, de modula
El Señor del Tango fue absolutamente respetuoso de la melodía y el espíritu de los compositores de su repertorio, adornando de matices y sutiles detalles la instrumentación orquestal, apartándose de la falsa contradicción que existía entre el tango evocativo tradicional y la corriente vanguardista.
Los cantores en tiempos del sexteto, fueron por orden de participación: Santiago Devin, Ernesto Famá, Fernando Díaz, Antonio Rodríguez Lesende, Roberto Arrieta e Ignacio Murillo.
El primer cantor de la orquesta fue Roberto Rufino, a quien lo siguieron Antonio Rodríguez Lesende, Agustín Volpe, Carlos Acuña, Alberto Podestá, otra vez Roberto Rufino, nuevamente Alberto Podestá, Osvaldo Cabrera, por tercera vez Roberto Rufino, otra vez Alberto Podestá, Jorge Durán, Raúl Rosales, por cuarta vez Alberto Podestá, Osvaldo Cordó, Oscar Serpa, Mario Pomar, nuevamente Oscar Serpa, Roberto Galé, Roberto Florio, y finalmente Jorge Durán otra vez y Horacio Casares.
La imagen suya, sentado frente al piano con sus lentes ahumados y su leve sonrisa se transformó en un clásico.

martes, 18 de diciembre de 2012

Gaby y José Valle, “codo a codo somos mucho más que dos”

Gaby y J. Valle

Esta dupla de amantes del tango demuestra día a día que con empeño y trabajo todo es posible, aunque las épocas doradas del tango hayan pasado hace décadas y los medios le den la espalda a la música popular argentina.
José hace más de 25 años que trabaja en el rubro, se inició como representante de artistas nada menos que con Alberto Morán: “Tenía el pelo por la cintura y no conocía el miedo”, cuenta Valle. “El flaco me dijo que el trabajo había mermado y yo me ofrecí a conseguírselo. Fue una experiencia inigualable. Alberto era un caballero, mataba en todos lados y no fue difícil hacer una agenda robusta con un artista semejante”.
José es gerente de la productora de espectáculos, eventos y publicidad DANDY PRODUCCIONES, nombre que, según cuenta, también se lo debe a Morán: “Siempre me decía que yo era un dandy”. Su esposa, Gaby, cantante de tangos agrega: “José tuvo la gracia del buen gusto desde chico y la suerte de poder estar siempre elegante; Alberto vio en aquella juventud rebelde de José algo que hasta el día de hoy, con mayor madurez y una personalidad un poco más tranquila, sigue manteniendo”.
La morocha bahiense conoció a José en 2003. Trabajaron juntos desde entonces y con el tiempo los unió también la vida. Tuvieron un hijo en 2006, Galo, y los tres han recorrido el país y parte del continente con la música ciudadana.
Valle es un exitoso productor. Ha hecho de las suyas en múltiples disciplinas: tango, boxeo, fútbol, teatro, carreras de caballos… “Me gusta trabajar en las cosas que atañen al gusto popular y hasta hoy siempre he hecho lo que me dio placer”.
En octubre de 2011 Dandy Producciones realizó el 1º “Festival Nacional de Tango CARLOS DI SARLI de Bahía Blanca”, con gran éxito, inaugurando un clásico de cada octubre en la ciudad. Recientemente se concretó la 2º edición con mayor cantidad de actividades y artistas involucrados prometiendo doblar la apuesta año a año. “Tengo muchos años en esto, trabajando duro con distintos artistas y espectáculos, pero siento que el reconocimiento que tienen las actividades que venimos realizando en Bahía Blanca desde 2010, no lo había tenido antes -siempre refiriéndonos a tango”, comenta Valle.
Es que desde hace tres años José y Gaby (que además es bahiense) vienen desarrollando un ciclo que han llamado “Bahía Blanca NO Olvida” con eventos diversos entre los que pueden citarse homenajes a personajes del tango local y nacional, inauguración de monumentos y baldosas temáticas que han sido donados a la ciudad por su productora, Jornadas Gardelianas (que se realizan cada mes de junio), eventos a beneficio de instituciones de bien público y, entre otras actividades, la realización de una serie de espectáculos para grandes promesas de la música local bajo el nombre “Cuenta Conmigo” donde se brinda espacio a aquellos cantantes que están dando sus primeros pasos musicales o no encuentran lugar para mostrar su talento.
“Tengo mucho que agradecerle a José y al trabajo que realizamos juntos. Yo pude consolidarme como cantante gracias a los conocimientos que él me brindó y sobre todo a la confianza que depositó en mí. Juntos tenemos un programa radial desde 2005, escribimos un libro, creamos un festival nacional, muchísimos homenajes al tango, giras internacionales, además –y lo más importante- formamos una familia y trabajamos al unísono en todos los proyectos. Nada de lo que hacemos excluye al otro y, hasta el momento, hemos podido convivir con el amor y el trabajo… ¡además somos los más críticos uno del otro cuando se trata de laburo!”, culmina Gaby.

Olga Zubarry, una gran figura del cine argentino.


Este sábado, murió Olga Zubarry, una gran figura del cine argentino. Tenía 82 años y se encontraba internada desde los primeros días de noviembre. La noticia fue confirmada desde la Asociación Argentina de Actores.
Nacida en el barrio de Parque Patricios en 1930, la actriz entró al mundo de la industria cinematográfica a los 13 años y poco tiempo después –a la edad de 16- sacudió la escena local. Es que en El ángel desnudo, protagonizó el primer semidesnudo al aparecer con su espalda descubierta.
Se casó con Juan Carlos Garate (con quien tuvo dos hijas, Mariana y Valeria), productor cinematográfico y director de Argentina Sono Film, que murió hace en el 2007. En su última entrevista con el diario Clarín, explicó que guardaba todos los recortes periodísticos que hacían referencia a su carrera actoral, la que la llevó a formar parte de 63 películas, según contó.
Si bien su imagen será siempre asociada al cine, donde participó de películas como La pequeña señora de PérezEl extraño caso del hombre y la bestia o A hierro muere, también tuvo sus participaciones en teatro y televisión. En las décadas del 70 y 80 participó de diferentes unitarios como “Nosotros y los miedos", "Situación Límite", "Alta comedia", "Atreverse" y de "Fulanas y Menganas”.
En el reportaje que le diera a Clarín en el 2009 demostró su otra pasión: Huracán. Olga Adela Zubarriain (su verdadero nombre, aunque también era conocida como La Vasca) adoptó de su padre el fanatismo por el Globo. En la charla no dejó pasar la chance que se le escapara al equipo dirigido por Ángel Cappa (de quien dijo que es un señor y que lo admiraba): “Nos robaron el campeonato. Lo que nos hizo el árbitro no tiene nombre”.
También recordó en esa oportunidad cómo comenzó su carrera, en Safo historia de una pasión. “Un día me llevó (Juan Carlos Thorry) a los estudios Lumiton, donde ella filmaba. Tuve tanta suerte que esa tarde hacían las escenas de una fiesta de fin de curso. Las tomas se demoraban y yo, con mis 13 años, estaba en un rincón mirando. De pronto se acercó (el director Carlos Hugo) Christensen y me dijo Olguita, faltó una chica. ¿Vos te animás a decir estas dos frases? Le dije que sí, me maquillaron, me pusieron un disfraz, hicimos un ensayo y filmamos".
Se retiró en 1997 luego de obtener un Cóndor de Plata por su participación en la película Plaza de almas. Se dedicó luego a su rol de madrina de la institución MAMA, organización que ayuda y forma a chicos en situación de calle. Pese a pasar muchos años lejos de su oficio explicó en el 2009 que no añoraba la actuación: “Hay que saber retirarse a tiempo”. Se fue una mujer que atravesó seis décadas del cine argentino.

lunes, 17 de diciembre de 2012

MUÑECAS BRAVAS, LAS PERLAS DEL TANGO Y UNA EMOTIVA PRESENTACION DE LA BIOGRAFIA DE CARLOS DI SARLI EN LA ACADEMIA PORTEÑA DEL LUNFARDO

E.Parise,Gaby y J.Valle

El viernes 14 de diciembre, promediando la Feria del Libro Lunfardo y Tanguero 2012 que desde el 30 de noviembre se desarrolla en EEUU 1374 de la Ciudad de Buenos Aires, se llevó a cabo un día de actividades programadas por José Valle, CEO de Dandy Producciones, donde pudo sentirse la magia de un lugar que invita a vivir un clima de cordialidad y amistad.
La jornada comenzó a las 17 hs con la presentación de la biografía “CARLOS DI SARLI, El Señor con Alma de Niño” escrita por Eduardo Giorlandini, Gabriela Biondo y José Valle con prólogo de Eduardo Parise. El único ausente fue el Dr. Giorlandini a quien un reposo prescripto le impidió acercarse al lugar desde su querida Bahía Blanca. Como indica la costumbre: primero las damas… Gaby “La voz Sensual del tango” (cuyo nombre real es Gabriela Biondo) fue la primera oradora seguida por José Valle. Ambos autores compartieron con la calificada concurrencia la experiencia de investigar y profundizar el conocimiento de un personaje tan grande y tan descuidado del tango como el maestro Carlos Di Sarli, agradecieron la esencial participación de la familia que aportó información pero además un material fotográfico invaluable y aludieron brevemente al injusto silenciamiento sufrido por el nombre y la obra del pianista, director y compositor bahiense.
V.Cotado y Muñecas Bravas
Seguidamente, Eduardo Parise, gran admirador de “Don Carlos” como lo llamó a Di Sarli, cerró la sencilla presentación exaltando la figura del Señor del Tango y la carencia de material que sobre él existía hasta el momento.
Con la intervención a modo de presentador del Pro-Secretario de la Academia P. del Lunfardo, Marcelo Oliveri y la colaboración de Claudio Durán, llegó la música. Tres perlas y un varón del tango ofrecieron bellas páginas de nuestro cancionero popular: Carolina Martinez, Fernanda Vega, Vanina Mazzara y Roberto Bascoy.
A continuación llegó el turno de dos grandes artistas llegados de Chivilcoy: el virtuoso guitarrista, autor y compositor Eduardo Rotela y la inconfundible, bella y talentosa Valeria Cotado. El ensamble perfecto de estos dos artistas acompañó a los presentes durante unos 30 minutos con tangos de todos los tiempos y algunas obras de Rotela que sorprendieron gratamente.
Para finalizar la jornada tanguera y lunfarda las tres intérpretes del grupo “Muñecas Bravas” realizaron un paseo por algunos de sus tangos favoritos: Gaby primero, Geraldine Trenza Cobre en segundo lugar y finalmente Patricia Malanca, aprovecharon la intimidad del recinto para interpretar con libertad y complicidad hermosos clásicos del tango. Como es costumbre del grupo, el repertorio tuvo como protagonista a la mujer, su rol en las letras del género y la sociedad con temas como “La Morocha”, “Estrella”, “Malena”, “Alma de loca” y “El motivo” entre otros.
Si algo puede destacarse claramente de esta tarde compartida por fanáticos del tango, artistas y difusores en la APL es que el espectáculo fue vivido y disfrutado por todos los participantes como una reunión de amigos donde no hubo juicio, crítica ni egoísmos. Tanto los espectadores como los artistas y colaboradores fueron por tres horas solo amantes del tango que se reunieron a escucharse mutuamente sin otro motivo que valorar y levantar las banderas de nuestra música una vez más.
 

Falleció el actor Ricardo Passano

A los 90 años, falleció ayer en una clínica de Ituzaingó, el actor Ricardo Passano, unas de las figuras de la época de oro del cine nacional.  

En su carrera. Passano compartió producciones con figuras como Hugo del Carril, Elias Alippi, Pepe Arias, Narciso Ibáñez Menta, Angel Magaña, María Duval, Mirtha Legrand. Y su rostro es inseparable de la adaptación a la pantalla grande de Juvenilia (1943) y de los filmes que compartió con Lolita Torres, como Ritmo, sal y pimienta (1951) y La niña de fuego (1952).

De familia de artistas, su abuelo fue actor y dramaturgo en Montevideo, y su padre Ricardo Segundo Passano, fue cofundador, con Leónidas Barletta, del Teatro Independiente. 

Nacido en Caballito, de adolescente se incorporó a la compañía encabezada por Nora Cullen y Guillermo Battaglia, para debutar en un radioteatro, junto a sus hermanos Margot y Mario, en 1934. 

En 1937 aparece por primera vez en el cine en La muchacha del circo. 

Trabajó en más de 40 largometrajes, entre ellos Cuando en el cielo pasen lista (1945), Las tres ratas (1946), La senda oscura (1947) y Cumbres de hidalguía (1947). 

En 1950 participó del elenco de El último payador, junto a Hugo del Carril, dirigido por Homero Manzi y Ralph Pappier, el primer filme nacional con escenografías con techo. Su popularidad creció notablemente al acompañar como galán a Lolita Torres en varios títulos. 

De su carrera teatral se destacan Mi querida Ruth, junto a Susana Freire, dirigidos por Antonio Cunill Cabanellas, y en el Teatro Ateneo junto a Emma Grammatica, La casa sin alma, también con Fanny Navarro

jueves, 13 de diciembre de 2012

EMOTIVO HOMENAJE AL TANGO EN SU DIA EN EL CONGRESO NACIONAL


Valle, Asseff, Lavie y Dominguez

En un emotivo encuentro a lleno total, por iniciativa de Alberto Asseff quien contó con la colaboración del secretario de relaciones institucionales del CEIN José Valle, se rindió homenaje al día nacional del Tango en el salón de los Pasos Perdidos del Congreso. 

Al comienzo del encuentro, el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación Julián Domínguez expresó que “quiero decirles que he viendo a Silvio Soldán me vienen recuerdos de todo aquello que hace patria.  Silvio Soldán, con su extraordinario desempeño, en ‘Grandes Valores del Tango’, marcó a varias generaciones y forjó nuestros valores y nuestra propia identidad. Para nosotros no debe haber algo más propio que el Tango, que hace a nuestra propia identidad cultural. Agradezco a todos los presentes aquí, en especial al diputado Asseff quien es el que ha llevado esta iniciativa adelante y a los artistas presentes y esperamos con este homenaje haga brillar mucho más  los colores celeste y blanco de nuestra bandera Argentina”.

Luego el diputado  Alberto Asseff expresó su agradecimiento al presidente de la Cámara Julián Dominguez y expresó que “que el Salón de los Pasos perdidos abra las puertas a este acto de homenaje al Tango, significa lo que esencialmente le corresponde a esta casa, tener las puertas abiertas a todo lo que exprese lo nuestro y si algo hay que nos identifica, sin duda  es el Tango”, expresó el legislador.  

Gaby

“Leopoldo Federico, Raúl Lavié, Silvio Soldán, cada uno de los que están aquí, todos contribuyen a que nuestra música esté más arraigada y compenetrada con nuestra identidad”. “Quiero agradecer a José Valle, quien es el que organiza y vertebra toda esta convocatoria que nos permite estar reunidos hoy.  Me encuentro muy feliz  hoy y agradezco también a las diputadas Linares y Fadul por su presencia y al profesor Luis Alberto Cabrera,  de la provincia del Chaco por haberse acercado a este gran homenaje”. 

“Quiero también agradecer al presidente  de la Cámara por su generosidad y por estar hoy aquí. La presencia de él tiene el significado sincero de que verdaderamente ama el tango. Viva el Tango y viva la Patria”. 

El elenco brindó su talento musical está compuesto por Carlos Morel, Gaby “La Voz Sensual del Tango”, Nora Roca, Vanina Mazzara, el bailarín Jesús Velázquez junto a Mariana Castro González, Patricia Malanca, Francisco “Pancho” Britos, Geraldine Trenza Cobre, Valeria Cotado, Florencia Albanesi, Eduardo Rotela, Luciana Panaino, “Siete Cuerdas” (dúo compuesto por Ximena Giménez y Christian Fresno) y Norberto Vogel; la conducción estuvo a cargo de Juan Imperial.

El Centro de Estudios de los Intereses Nacionales – CEIN _distinguió por su trayectoria en dicha ocasión a  Horacio Salgan, Raúl Lavié, Guillermo Blanc, Ángeles Ruibal, Juan Carlos Godoy, Oscar Ferrari (in memoriam), Silvio Soldán, Ricardo Ostuni, Gabriel Soria, Nestor Pinsón, Ernesto Baffa, Raúl Daniel Ganci, Leopoldo Federico, Jose Angel Trelles, Francisco “Pancho” Britos y María José Mentana. También se reconoció la labor de difusión de la música ciudadana de Revista La Milonga Argentina, Eduardo Aldiser, La 2×4 – FM 92.7- Radio de Tangos de la Ciudad de Buenos Aires, , Revista Dios Tango, Revista El Tangauta y a Gabriela Miguel (por su trabajo en pos de la inclusión del tango en la educación y su ciclo “Quiero al Tango”).

Al finalizar el diputado  Alberto Asseff fue homenajeado por su labor y expresó que “este distintivo no es para mí sino para ustedes, es para el Tango. Este encuentro no lo convoqué ni yo, ni el presidente de la Cámara, ni José Valle, ni nadie, este encuentro lo convocó el TANGO.  ¡Viva el Tango!”, así finalizó el encuentro el diputado nacional Alberto Asseff.

jueves, 6 de diciembre de 2012

ANECDOTAS DE CARLOS GARDEL



El hecho de que Gardel en oportunidades no pronunciara la N en algunas canciones y la trocara por R obedecía a los medios rudimentarios mecánicos de grabación de los discos: con la energía de la propia voz se hacia vibrar una membrana que hacia incidir una púa en una rosca sin fin que grababa sobre el disco matriz de pasta. La voz era conducida desde una bocina donde el cantor de esos tiempos introducía prácticamente toda la cara y un caño la llevaba hasta la púa. Eso hacía necesario consonantes fuertes, ya que las débiles no alcanzaban a dejar la huella en el disco.  Targo en vez de Tango se debe a eso y no a un defecto de pronunciación como han llegado a afirmar algunos de sus biógrafos.
 Esta anécdota fue corroborada por Francisco Canaro y por Cátulo Castillo.  En Barcelona (aunque Canaro escribió que fue en Madrid), parece que el Zorzal se hacía lustrar los zapatos siempre por el mismo muchacho.  Una tarde, bajo el bronceador sol de la Hispania, Gardel chifló despreocupadamente el comienzo del tango "Silbando" con la misma melodía que se aprecia en las dos grabaciones que dejara.  El lustrabotas quedó extasiado.
-¡Qué bien silba, señorito don Carlos!
-Ma' qué silbo... Es un pito, pibe...
El muchacho aprovechó la confianza que le regalaba Gardel para preguntarle:
-Dígame usted... Perdone la curiosidad... ¿Qué se coloca en el cabello, para tenerlo así de reluciente y bien peinado?
El Zorzal se juzgó humorista y le contestó:
-No se lo batas a nadie... ¡Dulce de membrillo!  Probalo, es un fenómeno.
-¿Jalea, dirá usted?
-Eso es, Jalea.  Pero tiene que ser de la buena.
A la tarde siguiente volvió Gardel por la parada del lustrabotas.  Tenía el pelo que parecía un caso morocho, a lo Louise Brooks.
-¿Viste, pibe, qué bien te queda?  ¡Parece que me hiciste caso!
-Sí, señorito, es verdad... Pero debe de haber algún misterio, porque a usted las moscas no le hacen nada, y en cambio a mí... Vea... ¡No me dejan vivir!


 El día que Gardel grabó "Madreselva" era primavera, pero parecía un verano dentro del estudio de la compañía Odeón.  Naturalmente, no podía ponerse un ventilador.  El aire acondicionado no existía, y los músicos de la orquesta estaban empapados en sudor.
Gardel no aguantó más y se quitó el saco.  Después, el chaleco.  Después de después, la camisa, que seguramente lo asfixiaba.  Luego la camiseta, el pantalón y las medias.
Por último, el calzoncillo.
El Zorzal quedó sólo con los zapatos y con los anteojos que usaba para leer la pequeña tipografía de las partituras.
Justo entonces apareció en la sala de grabación el técnico, un alemán "austero y cabrero", al decir de Canaro.
-¡Pero, señó Gardel, qué quiegue decir esto...!
Gardel le respondió.
-Esto quiere decir, viejito, que no tanto hacerte el estrecho, que  mí me han pasado el santo que vos en Alemania eras "una mandarina"...
La orquesta estalló en una carcajada.  El alemán, a punto de estallar él también (pero en otro sentido), se fue ligero y sin saludar.






lunes, 3 de diciembre de 2012

MUÑECAS BRAVAS TALENTO,BELLEZA Y FRESCURA PARA RENOVAR LA MUSICA CIUDADANA



MUÑECAS BRAVAS es un show de Tango con tintes humorísticos que reúne al mejor trío femenino de la nueva trova tanguera. Las bellas y talentosas protagonistas son: Gaby "la voz sensual del Tango", Geraldine Trenza Cobre y Patricia Malanca, tres jóvenes cantantes de la música ciudadana actual que se sacan chispas de taco y aguja.
Con estilos bien diferenciados y la producción de José Valle, las damas hacen honor al género femenino y al 2x4 recorriendo tangos de todas las épocas con la frescura, espontaneidad y calidez que las caracteriza.

Todo comenzó cuando en Octubre de 2011 Gaby y Geraldine se conocieron en el 1º Festival Nacional de Tango CARLOS DI SARLI de Bahía Blanca. Las chicas establecieron una linda relación de compañerismo profesional hasta que en abril de 2012 coinciden en la grabación de un programa televisivo con Patricia. A partir de allí la amistad del grupo se ha ido consolidando a la par del ensamble sobre el escenario que las muestra como un sólido trío de artistas compinches.
José Valle alimentaba desde hacía tiempo un proyecto femenino colectivo y al ver a las tres damas advirtió que esa era la formación esperada.
Muñecas Bravas debutó el fin de semana de 15 y 16 de Junio de 2012 en Café Homero y desde allí han recorrido numerosos escenarios porteños y del país, creciendo día a día como intérpretes y como grupo.

Muñecas Bravas repasa el papel de la mujer en las letras de tango desde principios del siglo XX hasta la actualidad. El show permite ver la juventud pujante que hoy vive el tango sintiéndolo profundamente y adaptándolo a su tiempo, a la época actual, donde las mujeres han adquirido una posición igualitaria frente a los hombres que ya no pueden considerarse los “dueños” del tango…  contradiciendo al “Negro Cele” y su conocida frase del poema Por qué canto así: “el tango es macho”.
Las Muñecas Bravas han revolucionado la imagen de las mujeres en el 2x4: desinhibidas, desfachatadas, bellas, bien plantadas sobre el escenario, muy talentosas y extremadamente diferentes entre sí, Patricia, Geraldine y Gaby dejan alma, corazón y vida sobre el escenario en cada presentación.
Muñecas Bravas es un espectáculo actual, en el sentido de que evoca viejos tiempos desde el momento presente. Es dinámico, entretenido, y muestra diferentes aspectos de la mujer: la que es ama de casa, la esposa perfecta, la mujer sufrida, la mujer liberal, la mujer fuerte. Para mí integrar Muñecas Bravas es un orgullo porque es una revelación de la potencia femenina en un ámbito donde lo dominante ha sido históricamente el predominio de los hombres”.
 Geraldine Trenza Cobre.
MUÑECAS BRAVAS es el desafío más ambicioso que integro. Pretende posicionar un proyecto colectivo de cantoras entre lo más destacado del Tango. Eleva a las mujeres no sólo al espacio del varieté en un espectáculo de tango, sino que ayuda a jerarquizar el género bajo un liderazgo de voces femeninas, que es el signo de estos tiempos en el rubro. Hubo épocas donde mandaron los cantores, otras donde mandaron los bailarines, y muchas épocas en las que mandaron las orquestas. Es el tiempo de apostar al liderazgo de las cantoras, como vanguardia renovadora de las compañías tango”.
Patricia Malanca
 Lo que nos parece genial y nos ha generado mucho entusiasmo es disfrutar y divertirnos en cada presentación y ver que la gente también la pasa bien. El show está pensado como una desmitificación del estereotipo tanguero, tiene guiños cómicos para con el público, tangos tradicionales de todos los tiempos que no se cantan desde hace años y hemos logrado incorporar en una hora y media de show más de 50 canciones haciendo que resulte extremadamente ágil. Además la pasamos genial en ensayos y previa de cada show porque encajamos muy bien las tres: somos en la vida tan distintas como en el escenario y eso hace que nos complementemos perfectamente”.
Gaby

En el mes de octubre del corriente año las bravas fueron las encargadas de cerrar el 2º Festival Nacional de Tango de Bahía Blanca y causaron verdadera sensación, generando una repercusión tal que desde varios puntos del país ya han solicitado la presencia de las muñecas.
El mes de diciembre les ha preparado una agenda abultada a las chicas que comenzarán sus presentaciones el domingo 09 en el Festival Internacional de Tango de Justo Daract. MUÑECAS BRAVAS compartirá escenario junto a los mejores exponentes de la música popular como consecuencia del trabajo intenso de 3 mujeres que, con estilos diferentes, exponen un muestrario de la variedad de sentimientos y sentires que puede canalizar el tango para las mujeres, la mujer urbana, la rebelde, la madre y esposa, la trabajadora, la luchadora, etc. 


sábado, 1 de diciembre de 2012

Hoy la línea "A" de subtes cumple 99 años


El primero de diciembre de 1913, se inauguró la primer red de subterráneos de América Latina. La línea de subte "A" realizó su viaje inicial desde Plaza de Mayo a Plaza Miserere, por las avenidas de Mayo y Rivadavia. 

Todo un avance y un orgullo para la época. Noventa y nueve años después, los vagones de la línea A siguen siendo los mismos y los subtes argentinos perdieron la modernidad y el brillo que tenían hace poco menos de un siglo.

Aquellos trenes contaban con seis vagones cada uno y la pequeña red permitía la el traslado de 17 mil personas por hora, lo que facilitaba el acceso en la ciudad.   La red de subtes de Buenos Aires tuvo su momento de gloria, fue precursora en el continente y hoy…"Estamos como cuando venimos de España".

La construcción demoró 26 meses en realizarse y estuvo a cargo de la "Compañía de Tranvías Anglo Argentina". Los vagones de aquella época son los mismos que están hoy en la línea A, de madera y con las puertas que abren manualmente.

Los tiempos cambiaron, las sociedad creció pero los subtes lamentablemente no.  Cien años después y aquel avance se convirtió en un recuerdo. Hoy la red de subtes no es más el ejemplo que fue en su momento.

Hoy los subtes son poco confiables, con paros en los servicios, unidades rotas y demoras, pareciera que los argentinos no pudimos o no supimos cuidar aquello que tuvimos. Inclusive, los vagones de la línea A son los mismos que cuando se inauguró la red.

¿Qué nos pasó que no pudimos mantener  lo que tuvimos? ¿Por qué un país exitoso y precursor en el tema subtes, hoy sufre tantas deficiencias?

Es muy triste ver cómo estamos ahora y compararlo con las proyecciones que hicieron nuestros abuelos y bisabuelos. Evidentemente, algo en el medio pasó que no nos permitió avanzar.

No soy partidaria de la frase que dice que todo tiempo pasado fue mejor, pero sí estaría bueno que quienes se tienen que hacer cargo del servicio de subte, analicen y se den cuenta, que casi años después de la inauguración, el transporte deja mucho que desear.

Mientras, el lunes, los metrodelegados continuarán los paros escalonados en las líneas de subte ¿Se lo habrían imaginado los hombres de 1913?

viernes, 30 de noviembre de 2012

Hoy cumpliría cien años quien fue símbolo del espectáculo nacional:HUGO DEL CARRIL


La predilección que el cine nacional tuvo, en alguna época, por la recreación de la historia del tango, habilita algunos ligeros y voluntarios anacronismos.
En la pantalla, la imagen de Hugo del Carril apareció varias veces asociada a las primeras décadas del siglo XX porteño, desplazamiento que le sentaba a la perfección a su estilo de galán-cantor (ejerció los dos roles con sutileza exquisita). Lo hemos visto defendiendo el honor del proscripto tango criollo o contrabandeando un 2x4 en el salón del piano de una ruborizada damita-joven, y aún en épocas del proto-tango, cantando bajo la lona del circo o pulsando en la guitarra la introducción de unas décimas payadoriles, iluminándose a candil, trasladándose en coche a caballo o gastando polainas. Mejor no podría reencarnar el repertorio, la estética y la épica fundadora de aquel tiempo.
Sin embargo, el tango ya había traspasado los zaguanes y entraba adecentado a los círculos de la élite, para cuando Piero Bruno Hugo Fontana nació, el 30 de noviembre de 1912. Precisamente ese año el tango había sido aprobado por la aristocracia porteña reunida por el barón Demarchi en el Palais de Glace, tras escuchar a la orquesta típica de Genaro Spósito y ver bailar a dos parejas.
Lejos de ser un pionero, Hugo del Carril podría ser considerado epígono de una época del espectáculo nacional: la que en los años ‘30 y ‘40 unió al tango y el cine como industrias florecientes. El tramo que le tocó recorrer comenzó justo donde moría la huella de Gardel, y llegó hasta la marquesina de S iempre fuimos compañeros , compartida con Donald (el del sucundum ) en la era del eastmancolor , pasando por algunas de las mejores páginas del repertorio del tango-canción de las décadas doradas. No exageraba al afirmar: “Hice mucha acrobacia dentro del arte popular...”.
Piero Fontana, nacido de un matrimonio de inmigrantes italianos y criado por una pareja de inmigrantes franceses, selló sus primeras lealtades en el barrio de Flores, con amigos que conservó toda su vida y paisajes a los que siempre siguió apegado. Comenzó como speaker en Radio El Pueblo, donde hacía algunas intervenciones como estribillista de las orquestas que se presentaban en vivo, procurando variar el seudónimo y el estilo: Hugo Font, Carlos Cáceres, Pierrot, Oro Cáceres...
Su primera grabación -como estribillista de la orquesta de Edgardo Donato- es de 1935, precisamente, el año de la muerte de Carlos Gardel. En la carrera por imponer un sucesor de Gardel, Luminton apostó fuerte a Hugo del Carril, cuyos talentos se fueron revelando como en un juego de cajas chinas: el disco lo mostró como un cantor delicado y singularmente maduro (se diría que nació maduro); el cine descubrió su prestancia; por añadidura, y esto ni en sueños se pretendía de un cantor-galán, resultó ser buen actor.
En su plenitud vocal sin vanaglorias, tanto como en la digna economía de su voz menguante, Del Carril puso la técnica al servicio de los matices. Se formó entre 1935 y 1942 con la soprano napolitana Elvira Colonnese -que a finales del siglo anterior había inaugurado el Teatro Argentino de La Plata-. Si el tango dramático convenía a su caudal excepcional, la cuerda romántica y la milonga suburbana eran por igual afines a su sensibilidad, y ocasionalmente amplió el arco de géneros en la tradición del cantor nacional -hizo cueca, pasodoble, candombe, bolero-. Sus acompañamientos más habituales en los discos fueron la orquesta dirigida por Tito Ribero, y las guitarras, amoldadas a un fraseo acompasado al que se sujetaba por convicción. De su versatilidad no hay dudas: podía alternar el melodrama con la picardía, la sobriedad con el swing, una campera melancolía con una marcha sindical.
Por encima de formidables versiones - Yo soy aquel muchacho , Esta noche me emborracho , la sublime grabación de Betinotti que entrama la milonga urbana con la milonga payadoril, su favorita Madame Yvonne , por mencionar un puñado-, Hugo del Carril será para siempre “la voz de la marcha”. Se dice que Homero Manzi lo acercó al ideario del peronismo, y que por mediación de Nelly Omar volvió a entrar en contacto con Eva Duarte -con quien había compartido el set de La cabalgata del circo -. En 1949 cantó los Versos de un payador a la señora Eva Perón y los Versos de un payador al General Juan Perón , de Manzi, además de grabar Los muchachos peronistas , con orquesta de Domingo Maraffiotti y coro de Fanny Day.
“Los sueños de mi padre y de mi abuelo, los cristalizó Perón. Entonces: ¿cómo puedo dejar de ser peronista?”, decía. Sus propios sueños quedaron truncos. Después del golpe que derrocó a Perón en 1955, Del Carril fue preso y perseguido (antes, lo había proscripto el temible subsecretario de Informaciones de Perón, Raúl Apold).
“Muchas de mis aspiraciones artísticas fueron envejeciendo conmigo”, cavilaba. Con una sosegada resignación, observó: “El tango perdió su idioma propio. Perdió la imagen y el argumento del arrabal, del suburbio de adoquín, barro y lata...”. Al recibir a la decaída diva Fanny Navarro en el set de La calesita , en 1962, la animó con nostálgico entusiasmo: “Hay olor a cine de antes...”.
Murió el 13 de agosto de 1989.

martes, 27 de noviembre de 2012

Carlos Gardel y Frank Sinatra: una anécdota desconocida


En 1934 Carlos Gardel estaba viviendo en la ciudad de Nueva York. Había llegado desde Francia, contratado por la cinematográfica Paramount a fines de realizar una serie de películas para el público hispanoparlante.

El periodista Mario González, desde Perú nos envía este artículo, sobre esta anécdota desconocida para la gran mayoría.

Entre filmación y filmación Carlitos mataba el tiempo cantando por radio. A principios de ese año la prensa neoyorkina anuncia que habrá dos nuevos programas en la cadena WEAF-NBC a partir del 14 de enero, los cuales serán un programa semanal con la orquesta de Richard Hommer y la segunda nueva programación incluirá la presentación de Carlos Gardel, barítono argentino (textual), todos los día a las 21 horas.

La National Broadcasting Corporation (NBC) era un poco como Radio Belgrano en la Argentina : ni tan populachera como Radio Porteña ni tan finoli y nariz levantada como Radio El Mundo. Decenas de millones de yankis seguían sus programas de costa a costa tratando de olvidar las penurias
Es entonces que a ver y escuchar el programa de Gardel llega una noche de ese gélido invierno de 1934 un muchacho venido de la barriada de Hoboken en la vecina Nueva Jersey.

Se trata de Francesco Albertino Sinatra Agravantes, hijo de genovesa y siciliano que a sus apenas 18 años de edad no ha dejado macana sin hacer: ha sido expulsado la escuela tras innumerables amonestaciones por su caracter provocador. Sus incursiones laborales: camionero, repartidor de diarios, cadete, etc. terminaban siempre en el abandono de todos esos trabajos.

Al filo de la ley, es un pibe rápido pa los mandados, sobre todo los de los mafiosos de cabotaje, lo que le lleva a tener mas de una entrada en las comisarías. En plena juventud, Frank Sinatra anda a los tumbos por la vida.
Si esa noche concurre a los estudios de la NBC a escuchar a Gardel, es un poco porque le gusta la música y un mucho porque quien le insiste en ir para alejarlo de las malas compañias, es su novia Nancy Barbato, que tambien desciende de inmigrantes italianos, nacida en Nueva Jersey.

Sinatra queda embelesado al escuchar a Gardel y cuando termina el programa se atreve a acercarse junto a Nancy para saludarlo. Medio en italiano y medio en castellano se establece el diálogo. Gardel le pregunta a que se dedica y Sinatra calla, notandosele avergonzado.

Nancy entonces le cuenta a Gardel que su novio está desperdiciando su talento ya que tiene una voz muy hermosa, y en vez de cultivarla anda todo el día con otros muchachones de dudoso vivir. Gardel entonces le pone una mano en el hombro y le dice a Sinatra: -"Mirá ragazzino, cuando yo tenía tu edad, andaba allá en Buenos Aires como vos andás ahora en Nueva York. Pasaba todo el día en compañía no muy recomendable cerca del mercado de Abasto, con squenunes como los que vos frecuentás.

Especialmente con unos malandrinos genoveses, los fratelli Traverso, cuyo padre tenía una fonda llamada O´Rondeman, que era una guarida de la Mano Negra , la Camorra y tutti cuanti. Logicamente cada dos por tres me portaban en galera. No te voy a decir que ahora soy un santo, pero el cantar no solo me dio fama y fortuna, también me apartó de ese ambiente donde solo me esperaba pudrirme en la carcel o morir violentamente".

 Sinatra lo escuchaba atentamente y en algún momento se atreve a preguntar: -"Mister Gardel, ¿usted que me aconseja que haga?".

 Gardel le contesta: - "Por lo pronto ragazzino, aprovechá que estás aquí en la radio y anotate en un concurso de cantantes que creo que se llama "Major Bowes Amateur Hour". Hacelo ragazzino que con probar nada se pierde".

Sinatra le hizo caso Se presentó a ese concurso acompañando al trío Three Flashes, que para la ocasión se hicieron llamar Hoboken Four (todos vivían en ese barrio de Nueva Jersey) y ganaron el primer premio, lo que les llevó a una gira patrocinada por el programa. No obstante, por desavenencias con el resto de sus compañeros, a los tres meses Sinatra abandonó la gira. Pero ya la simiente de su fulgurante carrera artística estaba plantada gracias al oportuno consejo que le diera ese barítono argentino en los pasillos de la NBC.

Muchos años después de estos episodios, el consagradísimo en todo el orbe Frank Sinatra llegó en agosto de 1981 por primera vez y unica vez a la Argentina y debutó en el Luna Park de Buenos Aires ante 20.000 personas en un concierto que interpretó sus más famosas canciones. Se sintió muy identificado con nuestra gente.

Afirmó que apreciaba a los argentinos. Le gustaba el asado y el vino -de hecho, lo calificó de excelente-. Según La Voz , el espectáculo que dio en el Luna Park fue uno de los mejores shows que había hecho desde hacía mucho tiempo. Cuando subió al escenario, comentó: -"Se me puso la piel de gallina". ¿Por que tanta generosidad con este pasi al que recién llegaba y no estaría en el mas que unas cuantas horas.

Muy pocos supimos que el día anterior, convenientemente camuflado para tratar de pasar de incógnito se hizo llevar hasta la zona del Abasto. Había pedido previamente al agregado cultural de la Embajada de EE.UU. que lo acompañaba, que tratara de ubicar donde había estado el café O´Rondeman. Este lo condujo a la esquina de Aguero y Humahuaca, donde un terreno baldío dejaba ver entre yuyales viejos cimientos.

En la fría tarde porteña, Sinatra sacó de su sobretodo una amarillenta entrada de un espectáculo radial de 1934, la besó, la puso en tierra y para asombro de todos chapurreó en un castellano casi fonético : -"¿Dónde estarán Traverso, el Cordobés y el Noy, el pardo Augusto, Flores y el morocho Aldao… los guapos del Abasto rimaron mi cantar".

Y en voz fuerte para que todos lo oyeran La Voz agregó: -"thanks for helping me to live, Mister Gardel".

Carlos Di Sarli El Señor Con Alma de Niño se presenta en IX Feria del Libro Lunfardo y Tanguero


El viernes 14 de diciembre a las 17hs se presentara en Buenos Aires , en el marco de IX Feria del Libro Lunfardo y Tanguero(en la Academia Porteña del Lunfardo Estado Unidos 1379) la primera obra biográfica del maestro Carlos Di Sarli, pianista, compositor y director de orquesta bahiense que trascendió todas las fronteras con su música y obra.
Obras como “Bahía Blanca”, “Milonguero viejo” o “Nido gaucho” son sólo algunas de las maravillosas páginas que Di Sarli legó a nuestra música popular. Tuvo una vida breve y signada por injusticias humanas que relegaron su recuerdo y evocación durante décadas.
Eduardo Giorlandini, abogado de profesión, profesor universitario, miembro de la Academia Porteña del Lunfardo y conferencista; Gabriela A. Biondo, Lic. en Comunicación Social y cantante y José Valle, Lic. en Historia, empresario, productor de espectáculos y representante de artistas, fueron los encargados de reivindicar la figura del maestro tanguero y comenzar a reducir la deuda que los hacedores y difusores del tango guardan con Di Sarli.
“CARLOS DI SARLI, El Señor con Alma de Niño” es la primera biografía que se escribe del músico y es realmente una obra muy completa, de sencilla lectura y confiable contenido. Las dos hijas, Dora y María Cristina, y la viuda de Don Carlos, María Amelia Gómez, fueron parte importante en la producción de este libro ya que aportaron todas las fotografías que allí pueden verse y el testimonio del artista íntimo.
¿Cómo era Di Sarli puertas adentro de su casa?, ¿cómo fue su camino hacia la fama?, ¿cómo vivió la cruz de los comentarios injuriosos?, ¿quién o quiénes fueron los promotores del agravio?, ¿cómo era su desempeño como director de orquesta?, ¿cuál es el secreto de su estilo?, ¿por qué grandes como Aníbal Troilo lo llamaban “maestro de maestros? Éstos y muchos otros interrogantes pueden ser saldados con la lectura de esta novedosa obra.
Un libro infaltable en la biblioteca de los amantes del tango y de aquellos sentimentales que quieran descubrir las grandes personas que pueden esconderse detrás de las más importantes estrellas del arte.

lunes, 26 de noviembre de 2012

Alberto Barceló El Taita De Avellaneda

Sra. Mariana Boloque (esposa de Barceló), el Sr. Alberto Barceló  Dr. Uberto F. Vignart y Dr. Manuel A. Fresco

Alberto Barceló (1873-1946), diputado y senador nacional conservador, gobernó Avellaneda a discreción, y durante casi medio siglo grabó en su territorio un estilo que hasta hoy es difícil de borrar: política y delito. 
El 22 de octubre de 1933 una multitud marchaba por la avenida Mitre llevando en andas un féretro cubierto por la bandera nacional. Aguardaba al cortejo en el cementerio el intendente Alberto Barceló, que desde 1909 era el hombre más poderoso de la ciudad. ¿Quién era el muerto? ¿Quizás otro dirigente político?
Dentro del ataúd de caoba se iba de este mundo Juan Ruggiero, conocido como Ruggierito, el pistolero que manejaba el juego clandestino, la prostitución y la violencia política en la ciudad. Había sido acribillado en la vereda de la casa de su amante, en Dorrego 2049 de Crucecita, desde un auto.

Avellaneda se creó en 1906, durante la gobernación de Marcelino Ugarte. Antes se llamaba Barracas al Sur, y sólo la separaba del barrio porteño de Barracas un angosto y pestilente brazo del río. Al comienzo habían sido unos ranchos de barro y paja. Se fueron juntando, a un lado y otro del Camino del Sur (que más tarde se llamó avenida Mitre), fábricas y talleres asentados sobre unas tierras que con frecuencia se inundaban.

Saladeros, luego frigoríficos. En 1933, cuando se firmó el pacto Roca-Runciman, la Argentina proporcionaba el 60% de las importaciones y el 30% del consumo total de carnes en el Reino Unido. En 1856, en Barracas al Sur vivían 5099 vecinos. En 1947, el censo de Avellaneda registraba 273.839 habitantes. Entre 1870 y 1960, la población creció treinta y cinco veces cuando en toda la Argentina en ese lapso lo hizo diez veces y en Estados Unidos, cuatro.

¿Cómo se gobernaba un lugar semejante, barriada proletaria a veinte minutos de la avenida Corrientes, El Dorado de aventureros, capital del delito y semillero de fortunas rápidas? Para contestar esa pregunta habría que repasar toda la historia de la Argentina, pero me limitaré a la figura de Alberto Barceló (1873-1946), un hombre que estuvo estrechamente asociado al poder en Avellaneda.

Descendía de un catalán de Arenys de Mar que fue comerciante en Concepción del Uruguay, Entre Ríos, y socio de Justo José de Urquiza. El abuelo de Barceló se vino a Barracas al Sur montando un parejero y con una lanza que le había regalado Urquiza en la diestra.

Por lo menos seis hermanos de Alberto Barceló tuvieron cargos en Avellaneda. Dos de ellos, Domingo y Emilio, ocuparon también la intendencia, y otros fueron jueces de paz, diputados provinciales, comisarios. Ya a comienzos de siglo, el nombre de Alberto Barceló pesaba en la política, bajo el influjo de Adolfo Alsina y de Carlos Pellegrini.
Barceló fue diputado y senador provincial, senador nacional y candidato a gobernador para las elecciones de 1940, anuladas por la intervención decretada por el presidente Roberto Ortiz. Fundó su propio partido, el Provincialista (1923). Tras el golpe de Estado de 1930, se integró en una confederación conservadora: el Partido Demócrata Nacional.

Entre 1909 y 1917 fue intendente de Avellaneda, y volvió a serlo en 1924, 1927 y 1932, hasta que en los años 40 su estrella se fue apagando. Si bien para Helvio I. Botana, ahijado de Barceló e hijo de Natalio, el fundador de Crítica, "la generosidad (de Barceló), no restringida por la política, se derramaba en sus opositores", éstos no le ahorraron improperios.

"Señor de horca y cuchillo" le dijeron, por ejemplo, durante un debate en el que se discutió su diploma de senador provincial. Barceló podría haber suscripto lo que dijo de sí mismo Al Capone: "Soy un fantasma forjado por millones de mentes". El gángster de Chicago, una ciudad con la que se comparó Avellaneda, era considerado en los años 30 el Enemigo Público Nº 1, pero era un ciudadano de conducta privada tan virtuosa que finalmente sólo pudo ser condenado por evadir impuestos.

Anécdotas de Barceló hay muchas, y más de una quizá la inventó él mismo. Se decía, por ejemplo, que sus enemigos lo citaban por la noche en parajes solitarios y oscuros, a los que siempre acudía solo y donde nunca había nadie.

El poder de Alberto Barceló se basó en el progreso indiscriminado y caótico de Avellaneda, en la creación de empleos, lícitos o ilícitos, y en el favor como contraprestación política, así como en la aniquilación drástica de los rivales.

Barceló era un hombre de acción, y si hubiera leído algunos de los análisis ideológicos que se hicieron de su política, seguramente hubiera sonreído con escepticismo. Pero, ¿quién era Ruggierito?

Juan Nicolás Ruggiero, hijo de un carpintero napolitano, a los 14 años ya pegaba carteles para el comité conservador de don Alberto. Luego pasaba por la Intendencia de Avellaneda a buscar la comida que los conservadores repartían a los pobres. Ruggierito ganó fama cuando sostuvo un tiroteo con bandas rivales en la vereda de un burdel regenteado por don Enrique Barceló (llamado Enrique el Manco), hermano del caudillo, del que Ruggierito era custodio.

Ruggierito se hizo un nombre como pistolero audaz y fiel a la causa. Su cuartel general estaba en el comité de la avenida Pavón 252. Por las dudas, mantenía siempre algún negocio legal como tapadera; por ejemplo, la concesión de líneas de colectivos en Avellaneda. En su documentado y ecuánime Barceló, Ruggierito y el populismo oligárquico (1966), Norberto Folino transcribe un diálogo con el ex periodista y ex comisario Esteban Habiague, a quien Barceló, en recompensa por los servicios prestados, hizo diputado provincial. Habiague pinta así a Ruggierito:

"Retacón, medido, de una guapeza contenida pero evidente, sabía hablar. Se codeaba con los hombres de gobierno... Si algún opositor se ponía un poquito pesado en un comicio, si algún principista ciego se empecinaba en denunciar este negocio municipal, ahí estaba Ruggierito y sus muchachos de gatillo rápido. Ya don Alberto, con esa gran muñeca que todos le reconocían, hablaría luego al juez de turno en la tertulia del Jockey. De Avellaneda, en esa época macanudísima, nadie entraba a pudrirse en Sierra Chica" (sede de un penal).

El prontuario de Ruggierito incluía antecedentes por robo, juegos prohibidos, abuso de armas, lesiones y homicidio, por lo menos. En la época hubo otro matón célebre, Julio Valea (el Gallego Julio) que trabajaba para los radicales, y cuyo asesinato por un tirador emboscado en el hipódromo de Palermo algunos adjudicaron a Ruggierito (total, ¿qué le hacía una mancha más?). El Gallego Julio estaba en el paddock mirando a su caballo Invernal, que disputaba la última carrera, cuando lo alcanzó la bala.

Según el diario Crítica, "en menos de tres años, se cuentan más de cuarenta crímenes sin que uno solo haya sido esclarecido".

¿Quién mató a Ruggierito? ¿Fue un ajuste de cuentas? Nunca se supo. Se sospechó de Barceló como instigador, pues en un acto político en el barrio La Mosca se habían escuchado gritos de "Barceló, no; Ruggierito, sí". Al anunciar el crimen, Crítica calificó a la víctima como "asesino" y el diario vespertino rival, Noticias Gráficas, como "dirigente conservador". Juan Ruggiero le había comprado una casa a los padres en Ranelagh (provincia de Buenos Aires) donde existió muchos años una estatua de cuerpo entero erigida en su memoria.

Conservadores y radicales vivieron peleados, pero a veces se mezclaron. Hipólito Yrigoyen, a quien Barceló combatió y odió, solía incursionar en Avellaneda, e incluso vivió allí, en la esquina de Beruti y Belgrano.

En 1921, el puntero radical Ángel Bálsamo, que actuaba en Villa Pobladora, fue asesinado a balazos y puñaladas. La prensa acusó del hecho a los partidarios del entonces candidato conservador a la gobernación, Rodolfo Moreno (h.). Los autores materiales e intelectuales del crimen nunca fueron conocidos.

El diario El Pueblo, ya en 1911, al hablar del auge de la delincuencia en la ciudad fomentado por el poder de los Barceló, decía que las "hordas de Atila o Alarico habían entrado en Avellaneda".

A esta mala vida se sumaban la creación, en 1932, del Partido Fascista Argentino, cuya sede estaba precisamente en Avellaneda, y las andanzas de los grupos paramilitares promovidos por la Legión Cívica Argentina, que salían a castigar judíos. Sobre las hazañas de algunos policías escribió Beatriz Guido un espeluznante episodio en Fin de fiesta, cuando el comisario Antonio Requena aprieta a un político rival, que grita a sus verdugos "¡Redobloneros, matones, sirvientes de ese hijo de puta de Braceras". Ficción con fuertes dosis de realidad.

El historiador Miguel Ángel Scenna define el gobierno municipal de Barceló como "duro, implacable, paternalista, mechado de violencia, fraude y corrupción", pero en su gestión abundaron las obras públicas, se hizo el primer censo municipal y se inauguró el Hospital Fiorito, construido en parte con la donación de 625.000 pesos hecha por los hermanos Fiorito, rematadores de la zona que lotearon tierras y las vendieron a plazos a muchos obreros y empleados.

Las chimeneas de las fábricas, el Riachuelo, los pajonales de la Isla Maciel fueron inmortalizados en los cuadros de artistas como Fortunato Lacámera. Avellaneda era la ciudad de la industria. Junto con los frigoríficos La Blanca, inaugurado en 1902, o Wilson, en 1914, prosperaban prostíbulos y casas de juego, a los que la policía otorgaba protección.

Según la ordenanza de 1909, los burdeles debían establecerse en ambas aceras de la calle Saavedra, entre las de Lavalle y Montes de Oca, tener las ventanas y celosías siempre cerradas, aunque "las piezas debían estar convenientemente ventiladas, tener una altura de 3,50 metros y una capacidad de aire de 30 metros cúbicos".

En la Isla Maciel (donde nació Ruggierito, en 1895) funcionaba el célebre lupanar El Farol Colorado, con pupilas francesas y polacas, importadas por la organización de trata de blancas Zwi Migdal, la misma que tenía desde 1911 un camposanto propio que el pueblo llamaba el Cementerio Rufián. A ese "...turbio atracadero de la gente nochera" dedicó Enrique Cadícamo un poema:


Ahí bajaba del bote la runfla calavera,

a colocar su línea y tirar su espinel,

se llamaba ese puerto El Farol Colorado,

y en su atmósfera insana, en su lodo y su

intriga,

floreció la taquera de la lata en la liga,

de camisa de seda y de seno tatuado.

Carlos Gardel frecuentaba los comités conservadores de los años 20 y 30, y solía cantar en fiestas y actos preelectorales. Hay fotos en las que aparece Gardel junto a Barceló y Ruggierito. Simon Collier, en su biografía del cantante, admite que el intendente de Avellaneda pudo haberle conseguido a Gardel documentos de identidad que le permitieron a éste zafarse del servicio militar en Francia, donde era requerido por haber nacido en Toulouse.

También según Collier, el jefe de la policía de la provincia de Buenos Aires Cristino Benavídez quizás ayudó a Carlitos, pues se conocían de ciertas noches bravas en el cabaret Armenonville. En 1930, Gardel había grabado el tango Viva la patria, de exaltada adhesión al golpe de Estado de 1930.

Desde 1918 regía la ley Sáenz Peña, que establecía el voto secreto y obligatorio, pero las elecciones eran una parodia de democracia. Estos eran algunos de los métodos usados para adulterar los comicios: urnas de doble fondo, recuento tramposo de los votos, intimidación a los votantes por matones, tráfico con libretas de enrolamiento de ciudadanos muertos (un político valía por la cantidad de libretas que consiguiera, y se dice que el puntero conservador Cayetano Ganghi le llevó un día a Carlos Pellegrini, en carretilla, doscientas libretas, para conseguir su aprobación).

La oposición a los conservadores bautizó el sistema -que a veces también usó- como fraude oligárquico. Los conservadores dieron vuelta el término: lo llamaron fraude patriótico, y muchas veces lo justificaron sin pudor.

Manuel Fresco (1888-1971) fue un político unido a Barceló, lo mismo que el presidente (general e ingeniero) Agustín P. Justo. Fresco, médico de profesión, fue concejal en Avellaneda y Morón, gobernó la provincia de Buenos Aires entre 1936 y 1940 y realizó obras públicas como la ruta 2, el casino de Mar del Plata, la cárcel de Olmos y muchos kilómetros de caminos.

Su sucesor debía ser justamente Barceló, pero Ortiz intervino la provincia y anuló las elecciones, que para no variar habían sido fraudulentas. "La mera agregación numérica de votos... emitidos en el sigilo y la oscuridad, no confieren por sí mismos ni autoridad, ni estabilidad, ni aptitud, ni principios fecundos de acción", dijo en la Legislatura de la provincia Fresco, que años después creó un partido, la Unión Nacional Argentina Patria.

Don Alberto Barceló

Historiadores, cronistas y biógrafos suelen coincidir en que Barceló practicaba la violencia política, fomentaba la corrupción y servía dócilmente a los ricos, pero también admiten su popularidad. Ya en diciembre de 1915, durante un debate parlamentario, el diputado socialista Enrique Dickmann se planteaba el dilema que los adversarios de Barceló no terminaron de resolver, por lo menos hasta 1946:

"En Avellaneda domina una dinastía inconmovible que tiene sobre el pueblo un poder de sugestión... inexplicable, porque los señores Barceló jamás han hablado, jamás han dicho una palabra, parece que son mudos...; la mayoría del pueblo de Avellaneda está con ellos, caso único en la democracia del mundo".
Ese uso del silencio acerca a Barceló a su enemigo Yrigoyen (pero no hay que olvidar que Yrigoyen tuvo dimensión nacional y Barceló no pudo salir de Avellaneda). Barceló, señala Folino, "no es hombre de fortuna, ni orador, ni escritor, menos un ideólogo, tampoco un profesional de éxito". Entonces, ¿cuál fue su secreto?

El 11 de octubre de 1945, el coronel Juan Domingo Perón arengó a 50.000 partidarios casi en las puertas mismas de la residencia (un palacio) que se había construido Barceló en Avellaneda, y que alternaba con su mansión de vacaciones en Monte Grande. "Soñamos con un futuro en el cual el pueblo nombre a sus representantes... eligiéndolos no entre los más hábiles políticos ni entre los más camanduleros para hacer un fraude, sino entre los que hayan probado que son honrados y leales a la clase trabajadora."

El título de la novela de Beatriz Guido alude a que la fiesta de la oligarquía argentina terminó con Perón: en la escena final del libro, que Leopoldo Torre Nilson convirtió en un film, los nietos de Braceras (Barceló) cruzan el puente hacia la Capital, huyendo de Avellaneda; el viejo caudillo ha muerto y algo está surgiendo: los seguidores de un coronel también cruzan el Riachuelo.

Como la historia suele replantear de manera tozuda parecidos interrogantes, el lector de 1998, al leer esta crónica, puede hacerse, junto al autor, estas preguntas: ¿terminaron los caudillos?; ¿terminó la política asociada al delito?; ¿terminaron todas las formas de fraude, el cargo público como prebenda, el favor personal como contrapartida del voto, el negocio privado asociado al negocio público?

Mientras tanto, la saga de Alberto Barceló, Juan Ruggiero y la antigua Barracas al Sur puede revisitarse con nostalgia en muchos testimonios del arte argentino. Por ejemplo, en los versos de José González Castillo que cantó Carlos Gardel:


Una noche en Barracas al Sur,

una noche de verano,

cuando el cielo es más azul

y más dulzón el canto

del barco italiano...

viernes, 23 de noviembre de 2012

DISTINCIONES A PERSONALIDADES Y DIFUSORES EL DIA NACIONAL DEL TANGO EN EL CONGRESO DE LA NACION


El próximo 11 de diciembre a las 18 hs El Salón de los Pasos Perdidos del Congreso Nacional será escenario de un merecido homenaje al tango  en su dia.
Esta ha sido una iniciativa del Diputado Nacional Dr. Alberto Asseff junto con el Centro de Estudios de los Intereses Nacionales y el Sec. de Relaciones Institucionales de dicho ente, José A. L. Valle quien se ha ocupado de la producción del espectáculo y el diseño de las distinciones.
El elenco que brindará su talento musical está compuesto por Carlos Morel, Gaby “La Voz Sensual del Tango”, Nora Roca, Vanina Mazzara.  el bailarín Jesús Velázquez, Patricia Malanca, Francisco "Pancho" Britos, Florencia Albanesi, Geraldine Trenza Cobre, Valeria Cotado,Eduardo Rotela, Luciana Panaino, siete cuerdas dúo Ximena Gimenez y Christian Fresno ,Norberto Vogel; la conducción estará a cargo de Juan Imperial.
El CEIN distinguirá por su trayectoria en dicha ocasión a  Horacio Salgan, Raul Lavie, Guillermo Blanc, Angeles Ruibal, Juan Carlos Godoy,Oscar Ferrari(in memoriam),Silvio Soldan,Ricardo Ostuni,Gabriel Soria, Nestor Pinson, Mario Grossi, Ernesto Baffa, Raul Daniel Ganci, Leopoldo Federico,Jose Angel Trelles, Francisco "Pancho" Britos,Maria Jose Mentana y Nelly Vazquez

 Y por la difusión de la música ciudadana a Revista La Milonga Argentina, Eduardo Aldiser, La 2x4 - FM 92.7 - Radio de Tangos de la Ciudad de Buenos Aires , Revista Dios Tango,Revista El Tangauta y a Gabriela Miguel (por su trabajo para la inclusión del tango en la educación) y al programa “Por Bahia” que emite canal 9 De Bahia Blanca por la difusión constante de la cultura Nacional.
Corría el año 1965 cuando al autor, compositor, productor musical y promotor artístico Ben Molar le surgió la idea de impulsar la instauración del 'Día Nacional del Tango', que actualmente se festeja en todo el mundo cada 11 de diciembre, en conmemoración a las fechas de nacimiento de los creadores de dos vertientes del tango: el cantante Carlos Gardel, ídolo y figura representativa del tango y Julio De Caro, gran director de orquesta y renovador del género.
Ese mismo año Molar presentó la propuesta a la Secretaria de Cultura de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. Y recién once años más tarde, el 29 de noviembre de 1977, se promulgó el Decreto Nº 5830/77 por el cual se instauraba esta efeméride. En diciembre de ese año se aprobó el decreto a nivel nacional que estableció el 11 de diciembre como el 'Día Nacional del Tango'.
El Tango es una expresión cultural, que tiene su origen en la fusión de aportes afroamericanos, criollos y de inmigrantes europeos. Considerada una de las principales expresiones de la identidad de los habitantes rioplatenses surgida en el 1800 en los suburbios de Buenos Aires y Montevideo, Uruguay actualmente su popularidad se ha extindido por todo el mundo. En muchos rincones de Europa, Japón y los Estados Unidos existen músicos, bailarines y cantantes de los más diversos orígenes que se sienten atraídos por los compases del 2X4. En el año 2009, a partir de la presentación conjunta de las autoridades gubernamentales de Buenos Aires y Montevideo, un Comité Intergubernamental de la UNESCO, reunido en la ciudad de Abu Dhabi (Emiratos Árabes) declaró al Tango como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.